Destellos y penumbras
Un lugar sobre el arcoíris
Los amores perdidos
Los amores perdidos

Pichinglis, la nueva lengua que hablamos

Pichinglis, la nueva lengua que hablamos

Pichinglis, la nueva lengua que hablamos

Pichinglis, una penosa manera de entenderse.

Hubo una época, por desgracia ya remota, en la que yo era capaz de pasear, ver una película, oír la radio o leer una revista con el mismo desenfado que cualquier otro hijo de buena madre. No sé si fue un virus que me acechaba en las páginas de algún libro o que se me secó la sesera, como a nuestro loco más insigne, pero un día descubrí que padecía una enfermedad de la que no hay cura conocida: la fobia al pichinglis. Empezó como un escozor, como una chinita que me hubiese entrado en el zapato y me produjera una cojera imperceptible. Ahora, tantos años después, la comezón es una úlcera ensangrentada y la chinita del zapato me hace caminar arrastrando una pata y dando trompicones con la otra.

pichinglisMe empezó con un cambio de trabajo, en el que tuve que compartir trato con los compañeros de ingeniería de telecomunicaciones. Hablaban tanto en las cuestiones de trabajo como en las personales, en un peculiar lenguaje de iniciados que creían les daba un aire de modernidad, digamos que cierta distinción. Cautivaron mi interés aunque, como recién llegado, pensé que antes de acercarme a ellos debía hacer lo posible por comprender a qué se debía su peculiar lenguaje. Anoté un par de fracesitas, en un papel que todavía conservo, que conseguí desentrañar con un buen diccionario técnico de inglés-español. Dice la primera de las anotaciones: “…la causa podría ser que las ‘valves’ de ‘baipas’ controladas por el ‘suich’ de ‘flou’ estén ‘yampeando’ el ‘sircuit ‘ de control”. Dice la segunda: “…la ‘moder boar’ de la ‘pogüer yunit’ utiliza un ‘push push sircuit’ que podría estar causando ‘esporadic interferens fault’ sobre la ‘prosésor boar’”. Al hacer la traducción de aquellos ejemplos de la nueva manera de entenderse, descubrí que ni era tan nueva, ni era de entenderse, y que no sólo no sabían nada de inglés sino que de español andaban con las meninges más bien estreñidas. Hasta descubrí que en nuestro idioma ya existía, por supuesto, una palabra para referirse a su jerigonza de bobos enajenados, que lo que hacían no era otra cosa que usar el pichinglis, pichinglear. Un uso que alguien con mejor capacidad que yo le había dado a esa palabra. La primera de las dos aparatosas frases, traducida, decía: “las válvulas de derivación controladas por el interruptor de flujo podrían estar saltándose el circuito de control”. Y la segunda: “que la placa base de la fuente de alimentación estaba integrada por un circuito en contrafase que podría generar un fallo esporádico por interferencias sobre la placa del procesador.” ¿Por qué preferían su jerga? Porque aquella se hace incomprensible para quien no esté en el ajo y lo traducido lo entendería sin esfuerzo cualquiera que hable español.

Por favor, entiéndase que no tengo nada contra el inglés. Lo leo con dificultad y no lo hablo, pero hago lo que puedo por aprenderlo. Es un idiomita simpático, falto de algunas consonantes, un poco sobrado de vocales, y muy sobrado de engreimiento y petulancia, pero que habla mucha gente. Y los ingleses me caen bien, cocinan de pena, pero saben defender lo suyo, son respetuosos, defienden su cultura y tienen los mejores actores y un magnífico sentido del humor, como lo demuestra  gente como Benny Hill o los Monty Python. Claro que también han dado a luz al mundo a gente detestable, como Margarett Tatcher o esa estirpe que en nuestro idioma son energúmenos y en el suyo ‘hooligans’.

Lo que pasa es que cuando hablo con alguien y me empieza a meter palabritas en inglés, al tun tun, sin ton ni son, en sustitución de las nuestras, a mí me sube la fiebre cinco o seis grados.  Porque hablo español, o castellano si gusta, un idioma de verdad frente al suyo que, dicho con todo el respeto, es un idiomita de juguete.

Tendré que explicar bien mis síntomas, por si hay alguien por ahí que pueda decirme si ve que lo mío tenga arreglo, pero me he quedado sin papel. Ahora vuelvo…

Montoneros del pichinglis

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.