Destellos y penumbras
Un lugar sobre el arcoíris
Los amores perdidos
Los amores perdidos

La Laguna, un tributo por tantos recuerdos

La Laguna, un tributo por tantos recuerdos

La Laguna un tributo por tantos recuerdos

La Laguna un tributo por tantos recuerdos

La Laguna un tributo por tantos recuerdos

 

De todos los agravios debe ser el de la ingratitud el más sangrante, porque basta para conjurarlo con evitar abandonarse a la indiferencia, que es su causa más frecuente. Y como no se me ocurre ingratitud mayor que la de ser hijo de la ciudad de La Laguna y no mostrar el orgullo de serlo, al comenzar la andadura de esta bitácora, en su línea de salida, antes incluso de un comentario de bienvenida, me siento obligado a entregar a La Laguna un tributo por tantos recuerdos, a proclamar que atesoro en mí la dicha de ser un lagunero de punta a cabo. Porque de los muchos instantes en que uno se asoma por primera vez a la vida, yo tengo casi todos los míos ligados a esta ciudad entrañable. El primer recuerdo, el primer temor a los truenos o las sombras de la noche, la primera fascinación de las casetas de feria, los tiovivos y los fuegos de artificio, la primera visita al cine, la toma de la propia conciencia, el primer amor, tuvieron para mí el escenario magnífico de La Laguna.

Quien la conoce no se sorprenderá de que, pese a lo mucho que ella y yo hemos cambiado desde entonces hasta hoy, cuando paseo por sus calles, emerja dentro de mí, impoluto e incontenible, el universo mágico de mi infancia. Aunque me quede la incertidumbre de no saber si son tan diáfanos los recuerdos porque quedaran en la memoria a salvo del tiempo, o sea, tal vez, porque la nostalgia me haya hecho magnificarlos. Por una causa u otra, me es suficiente con dejar mis pasos al azar por las viejas y queridas calles para que reviva en mí la aventura maravillosa que comenzaba, de la mano de mi madre, al torcer en la esquina de San Agustín con Núñez de la Peña. El caudal inagotable de estampas, sonidos y olores que abrían mis ojos al mundo. Como regresados de aquel remoto pasado, vuelvo a ver al burrito que tiraba de un pequeño carro cargado de trapos y periódicos viejos, a las mujeres que llevaban sobre la cabeza enormes lecheras o cestas de pescado en un equilibrio infalible, los escaparates con los objetos de toda naturaleza que me era imposible descifrar, los raíles clavados en el suelo como testimonio de un misterioso habitante anterior a mí. El ruido de las sierras y los motores, el pitido del vapor calentando la leche en las cafeterías, el enigmático violín que gemía sus notas en la ventana de un segundo piso, el piano que unas ventanas más allá acompañaba una lección de solfeo: “mi – re mi, fa – re fa, mi – re do” y, omnipresente en la lejanía, el chiflo de la flauta de pan anunciado el paso del afilador de cuchillos. Sobre el retablo de las imágenes y el paisaje sonoro, el cosmos de los olores, más inaprensible pero más intenso: sobre el relente húmedo, el olor del pan recién hecho, del aceite hirviendo y los churros, del café con leche y el chocolate, el olor a papel de estraza, a cuero crudo, a esparto, a pescado y carnes en salazón, a tinta de periódicos, a pastelería en el horno, a la resina de la madera recién cortada, a engrudos y barnices.

Nada de aquello queda más que en el recuerdo. Entre dolorosas faltas, aun permanecen inmutables la mayoría de los viejos muros, a salvo todavía, aunque temo que por poco, de las fauces de la codicia. La ciudad laboriosa que fue, familiar y cercana, de trato correcto, distante y respetuosa a la vez que cálida, previsible aun cuando nunca dejara de sorprender, ha desaparecido, sustituida por otra cosa para turistas, desabrida y sin alma, que nunca he sabido bien lo que es, a pesar de haberla visto muchas veces repetida en tantos lugares del mundo. No quedan de aquel regazo tierno de buena madre sino vagos vestigios y una añoranza infinita en el corazón.

O tal vez no. Tal vez lo creo así porque perdí la sensibilidad para ver, oír y oler como entonces. Tal vez, sólo extravié por el camino la facultad del asombro y no soy capaz ahora de distinguir la ciudad que allí perdura, distinta de la mía, pero tan misteriosa  para un niño de hoy como lo fue para mí la mía. Me consuela pensar que quizás entonces, cuando hayan pasado cincuenta y tantos años, alguien volverá a escribir sobre ella y contará que no necesita sino deambular por sus calles para sentir que La Laguna aún palpita viva bajo su piel.

La Laguna un tributo por tantos recuerdos, Miguel de León Jorge, 12 de diciembre de 2013

Un lugar sobre el arcoíris

Relato corto de un primer amor con la ciudad de La Laguna como escenario.
Puede descargarse gratis desde la página siguiendo el enlace.
Pulsar sobre la imagen


Un lugar sobre el arcoíris, relato de un primer amor con la ciudad como escenario
Un lugar sobre el arcoíris

0 comentarios en “La Laguna, un tributo por tantos recuerdos

  1. Manuel Cordero

    Nunca me había parado a pensar en la pregunta ¿de dónde eres? porque pensaba que preguntaban por un lugar. Después de leer esto me doy cuenta que se refieren a quién y cómo eres.

    Saludos, amigo

  2. liliana_gc

    He entrado dos o tres veces para leerlo, decir que habrá que ir a La Laguna cuando se pueda.
    La leí porque la pillé de una chica que te conoce y me lo pasé pipa leyendo. Es de lo mejor que he leído nunca.
    ¿Para cuando la proxima?
    Saludos y a seguir

    1. mleonjorge

      Estoy con un libro de cuentos y otra novela. No sé para cuándo. Hay que sobrevivir mientras tanto. Y publicar ésta como es debido.
      Gracias por la visita y por el estímulo.

  3. Félix González

    Te iba a contestar con un simple “Excelente estampa”, pero tus palabras me han transportado también a mi niñez. Yo no paseaba con mi madre, era la mano de mi hermano mayor que me llevaba de paseo por La Laguna; nos subíamos en la cirila verde, verde que me hacía sentir el niño más feliz del mundo.
    Muchas gracias por tantos recuerdos dulces y entrañables me has hecho revivir.

  4. Cris

    Cómo Lagunera que soy reconozco esos sentimientos y algo de esos recuerdos puesto que yo soy más joven. La Laguna ha cambiado pero todavía queda algo de lo que era. Un abrazo.

  5. Romén

    Yo siempre he dicho que no soy un buen conocedor de la lectura, que no sé distinguir buenas obras de malas.
    Tan solo diré que este texto me ha hecho olvidar que estoy leyendo, sino más bien sintiendo cada palabra como si yo , a pesar de no haber vivido esa La Laguna, estuviera viviéndola. Magnífico relato, Miguel. Como siempre, en tu línea. Un abrazo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.